Querida Mamá: soy vegetariana

Querida Mamaita, aquí está tu hija la moderna escribiéndote una carta vía blogger. Aunque si fuese moderna de verdad, te haría un "instagram stories". Me has enseñado tantas cosas, sin querer o queriendo, que no habría carta para agradecerte lo cariñosa, atenta, servicial, y super madre que has sido para mí (y aún sigues siendolo).

Te escribo esta carta porque quiero explicarte con datos rigurosos por qué me he hecho vegetariana, para que estés tranquila y entiendas perfectamente mis motivos.

En primer lugar, decirte que NO soy vegetariana por los animales. Me encantan los animales tanto como las plantas. Será culpa de mi alergia, pero no soy de mascotas. Y cada vez me dan más pena los animales encerrados o explotados, pero si fuera realmente necesario comer carne para estar sano, lo haría. De hecho, ser vegetariano no es lo único que protege a los animales...yo los respeto y cuido dejando de participar en los negocios que los utilizan. Disfruto de ellos en libertad, en la naturaleza, observándolos. Y con eso me basta.

Guía básica para reducir el plástico en tu casa

Qué alegría que estés interesad@ en este post!! Antes de empezar a leerlo y llevarlo a la práctica, un consejo: no te desanimes, poco a poco. Es mejor reducir un plástico que ninguno. Aquí no sirve el todo o nada. Si te sirve, puedes proponerte reducir un tipo de plástico a la semana, o al mes. Aunque te parezca una tontería, si todo el mundo dejara de consumir un tipo de plástico en concreto sería la leche! 

Y ahora sí, la Pata Morris te presenta los pasos que hemos seguido para reducir el plástico de océanos, mares, y la playa de Huelin donde me he criado:

NIVEL FÁCIL

1. Invertir en una Brita o en un filtro de agua, y dejar de comprar agua embotellada. Este fue el primer paso que llevamos a cabo en casa. Fue tan fácil como ir a Carrefour y comprarla. No bebemos directamente del grifo porque PapáPato ha tenido varias veces piedras en el riñón y nos da respeto. Estamos por investigar otros filtros, pero mientras tanto... Beber agua embotellada tiene más inconvenientes que las botellas de plástico, lo explica Nonoa en su blog.

2. Usar una botella o vaso reutilizable para beber agua en el trabajo/gimnasio/calle/donde sea. El material idóneo es el acero inoxidable. En serio, es facilísimo. Si todas las tardes te tomas un café de la máquina, no cojas el vasito de cartón o plástico. Ten en el trabajo una taza, o un vaso de tu casa, y lo enjuagas cada día. Le ahorras al planeta un desperdicio inútil. 


¿Qué pasa con el plástico?

Si vives en el mundo, te habrás fijado en que últimamente se le ha declarado la guerra al plástico (y al gluten, al aceite de palma...pero eso mejor que os lo explique Aítor Sánchez), 

¿Y por qué tanta manía al plástico? ¿Será un plan comercial para vender más de otros productos? ¿Será un invento de los políticos para blablabla? 

La Pata Morris en Huelin
En esta entrada la Pata Morris y yo vamos a explicarte por qué hemos dejado de comprar algunos productos, y tan contentas, evitando el plástico. 

El plástico está hecho de petróleo y polímeros. Aunque cuando lo inventaron en 1860 usaron celulosa, alcanfor y etanol. 

Tiene un montón de propiedades, y es por eso que desde que se inventó no ha dejado de usarse para todo: es fácil de trabajar y moldear, barato, ligero, impermeable, aislante, y resistente a la corrosión. 

Sin embargo, el plástico no es beneficioso para la salud ni para el planeta: 

10 Pasos para un armario sostenible

Esta entrada está inspirada en el reto de Gansos Salvajes que te recomiendo 100%. Aquí la Pata Morris nos deja un resumen de lo que ella me recomienda más para mi armario.

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta después del petróleo. Encima de dañar al planeta, muchas personas que trabajan en fábricas de ropa lo hacen en condiciones insalubres y con un salario mísero. ¿Y todo para que yo esté más guapa? ¡Pero si estoy guapa con lo que sea!

Los pasos para un armario sostenible son:

1. Sacar toda la ropa del armario y dejar sólo aquella que te pones. La Pata Morris dice que si llevas más de un año sin ponerte una prenda, va fuera. No valen los ¿y si...? Para ordenarlo, puedes ayudarte del método de Konmari.

Sobre las auténticas fashion victims

La Pata Morris empezó a preguntarme hace algunos años: ¿quién hizo mi ropa? ¿Dónde la han hecho? ¿Cuánto le han pagado a la persona que la ha hecho? ¿Tenía buenas condiciones de trabajo? La manera de fabricar esa ropa, ¿contamina? Entonces, empezó a mirar las etiquetas de toda la ropa que tenía en el armario. Made in Vietnam, China, India, Bangladesh... 




Resulta que la ropa que compro tan bonita y tan barata, tiene detrás una historia no tan bonita: 

Somos unas copionas

Y es que está todo dicho ya, pero en otros blogs. Aquí te dejamos una lista de blogs sostenibles que seguimos la PataMorris y yo, que nos inspiran y nos ayudan a recoger información. ¡Viva internet! 

1. ECOinTransit: Raquel ha sido un descubrimiento reciente y maravilloso para mí. Me encanta su sentido del humor y su sinceras opiniones a cerca de la vida sostenible. Me gustan todas sus entradas, pero la primera que leí y que me enganchó fue la de Temporada BBC y cómo afrontarla


Ahorrar energía mola

Es mejor para tu bolsillo, y también para el planeta! ¿Te dejas medio sueldo en la factura de la luz? ¿Te gustaría cuidar del planeta de una manera muy sencilla? 


A continuación la PataMorris nos muestra 10 consejos para disminuir el consumo eléctrico en casa o en el trabajo: 


1. Un clásico: la calefacción a 21º y el aire acondicionado a 24º por favor. No es necesario estar en invierno en el trabajo con clima tropical, ni resfriarse cada verano por los contrastes bruscos. 

2. Las secadoras están sobrevaloradas. Nada como tender la ropa en el clásico ojopatio, es gratis, la ropa dura más, y aprovechas para charlar con tus vecinos.

¿Por qué?

¿Que no te parece suficiente motivo la moda green para pasarte a una vida más sostenible? 

Bueno, pues aquí te dejo otras razones por las que podrías plantearte cambiar tus hábitos de consumo: 
1. Por el planeta: está clarísimo. Sin agobiarse y sin ser apocalíptico, estamos en la mayor crisis ambiental que ha sufrido la humanidad. Hace ocho mil años la mitad de la superficie terrestre estaba cubierta por grandes extensiones de bosque primario. Hoy día sólo queda una quinta parte, el resto ha sido destruido por la actividad humana. 

El hecho de que haya menos bosques, hace que las criaturas que viven en él sufran para poder sobrevivir. Los mares tampoco se libran. En el año 2050 habrá más plásticos que peces en el mar. Si no te importa nada el planeta, piensa en tí mismo, o en tus hijos o nietos; probablemente no podrán bañarse en el mar (de lo contaminado que estará) o tendrán que ir al colegio usando mascarillas (como ya se hace hoy en día en China). 
Pero tranquil@! Tiene solución, aún estamos a tiempo, pero no tenemos mucho margen para actuar. En otras entradas explicamos cómo. 

¿Ecológico, Bio o Sostenible?

Está más que claro: lo verde está de moda. Para empezar, Pantone ha decidido que el color del año es el Greenery (aquí puedes ver hasta un vídeo promocional), y la mitad del planeta lleva estampados de hojas en su ropa o cojines: 
Aquí Leticia Dolera en un videoclip que no te puedes perder
Pero ser "verde" o "eco" es mucho más! Las modas tienen de bueno que dan a conocer algo muy rápido y en todo el mundo, pero corren el riesgo de que la gente haga las cosas sin pensar y sin saber muy bien por qué lo hacen.